© 2018 MARC HERRERO

Sapotrofia: Una turista coge un cisne en el lago de Ocrida

La serie de dibujos Saprotrofia: una turista coge un cisne en el lago de Ocrida

trata de reflejar como el reino animal, vegetal y mineral se han convertido en nuevos lugares de perversión neurótica.

 

El título alude, por un lado, a la Saprotrofia que en ecología se utiliza para describir a los organismos que se nutren de los residuos procedentes de otros organismos. Por otro lado, toma el titular de una noticia publicada en un periódico “una turista coge un cisne en el lago Ocrida” en la que se explica cómo un cisne murió al estar expuesto durante horas a un público que intentaba hacerse un selfie con él. Los dos enunciados nos sitúan en un lugar absurdo que sirve como metáfora del sinsentido del comportamiento que el ser humano efectúa en relación a su hábitat pervirtiéndolo hasta generar una pulsión de muerte que se manifiesta como una pulsión destructiva, de dominio y de voluntad de poder. 

 

En estos emplazamientos donde antes el ser humano convivía con cierto sentido identitario,  ahora los aborda como contexto donde llevar a cabo cierta pulsión de muerte. Esta pulsión es alimentada por un predominante goce desde el cual se erige un ensimismamiento hacia la Nada.

 

Este proyecto pretende plantear la posibilidad  de decidir si lo perteneciente al mundo animal, vegetal o mineral es un lugar de encuentro o de desvinculación respecto al otro.